espectador negocios

Negociaciones salariales en una coyuntura compleja

En un contexto en que el mercado laboral mantuvo la tendencia que viene presentando desde comienzos de 2015 (caída moderada del nivel de empleo, menos personas buscando activamente un trabajo y suba de la tasa de desocupación), y con una inflación que se mantiene elevada, el Poder Ejecutivo introdujo cambios en los lineamientos para la 6ta ronda.

autor: Joaquín Cerecetto

Miércoles 10 de agosto del 2016

imagen descriptiva del contenido
Negociaciones salariales en una coyuntura compleja
En este escenario, y con prácticamente la totalidad de los convenios vencidos en 2015 ya firmados, se pueden sacar las primeras conclusiones respecto a los resultados de la 6ta ronda de negociación colectiva. 

Lineamientos de la 6ta ronda: se introducen dos novedades

Con el objetivo de mantener elevados niveles de empleo, asegurar el mantenimiento de los niveles de salario real y atender el dilema salario-competitividad en los sectores exportadores, se destacan dos novedades de los lineamientos de la sexta ronda que se negocia desde julio de 2015.

En primer lugar, se establecen ajustes salariales nominales (y no reales como en rondas anteriores), de acuerdo a una clasificación de la coyuntura de cada sector (en problemas, medio y dinámico).

Segundo, el ejecutivo espera que los correctivos por subestimación de la inflación sean a partir del segundo año de vigencia del convenio (en vez del correctivo anual que venía utilizando la mayoría de los sectores).
 
Además de estos dos cambios, el gobierno marca un plazo de 3 años para los convenios que vencen en 2015 y 2 para aquellos con vencimiento en 2016, se busca que la periodicidad de los ajustes sea semestral y que la cláusula gatillo se implemente si la inflación anualizada supera el 12%.     

Primeros resultados: ¿cómo se ajustarán los salarios en los próximos años?

Con casi la totalidad de los convenios vencidos en 2015 ya firmados se pueden extraer las primeras conclusiones respecto al 6ta ronda de negociación colectiva.
 
• Un 82% de los convenios firmados tienen una duración de 3 años, respetando lo que el Poder Ejecutivo planteaba en los lineamientos.

• Respecto a la periodicidad de los ajustes, la gran mayoría (78 de los 88 convenios firmados) tienen ajustes semestrales, también en línea con lo planteado por el gobierno.

• En cuanto a los correctivos de inflación este punto es el que tiene más matices: hay casos en los que se realiza un sólo ajuste, otros donde son dos, tres y hasta cuatro. En tanto el primer correctivo en algunos convenios es a los 12 meses, en otros casos a los 18 o 24 meses. Más allá de estas diferencias, en términos generales predominan los convenios con dos correctivos, siendo el primero a los 18 meses y el segundo al finalizar el convenio (en el 50% de los casos). Las cláusulas gatillo respetan los lineamientos y fueron introducidas en un 77% de los convenios firmados.

• El Poder Ejecutivo pretendía que los empleadores y empleados auto-clasificaran su sector en las siguientes categorías: “en problemas”, “medio” y “dinámico”. De los convenios relevados hasta la fecha, una pequeña proporción explicitó esta auto-clasificación, aunque en base a los aumentos nominales acordados, la gran mayoría de los grupos estarían entre los sectores “medio” y “en problemas”.

¿Qué cambio entre 2015 y 2016?

Entre los convenios acordados en la segunda mitad de 2015 y los cerrados en el primer semestre de este año –correspondientes a los convenios vencidos en diciembre del pasado año– se observan algunas diferencias:

• Aumenta la cantidad de sectores que se clasifican “en problemas”: la tercera parte de los convenios negociados durante el segundo semestre de 2015 se clasificó en esa categoría, proporción que se elevó al 42% de los convenios negociados en la primera mitad de este año. Esta clasificación se traduce en aumentos salariales más moderados.

• Se comienzan a firmar convenios entre trabajadores y empresarios, con abstención o rechazo del Poder Ejecutivo. Durante el segundo semestre de 2015 predominaron los acuerdos alcanzados por el voto del Poder Ejecutivo y de los empresarios, con oposición o abstención de los sindicatos, en tanto que durante el primer semestre de 2016 hubo acuerdos entre empresarios y trabajadores con rechazo o abstención del Poder Ejecutivo.

• Se da un apartamiento de las pautas en cuanto a los correctivos de inflación, aumentando su frecuencia. La mayoría de los convenios firmados durante la segunda mitad de 2015 establecieron un primer correctivo por subestimación de la inflación a los 18 o 24 meses y un segundo a los 36 meses. Esto cambió durante la primera mitad de 2016: en las dos terceras partes de los casos en que fue necesario votar, el acuerdo se alcanzó entre empresarios y trabajadores, apartándose de los lineamientos y decidiendo un correctivo anual por inflación e incluso semestral en algunos casos.
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Google Buzz Agregar a Linkedin Agregar a Delicious Agregar a Digg Agregar a Technorati Agregar a Reddit

Secciones relacionadas