espectador negocios

Relevancia de un posible acuerdo

El sinuoso camino hacia el TLC con China

Pasó ya más de un mes desde la gira Presidencial por China, de la firma del acuerdo de asociación estratégica y de la propuesta de intentar alcanzar un TLC bilateral. Parece oportuno entonces, analizar el camino que el Uruguay deberá recorrer en los próximos meses con el objetivo de formar una zona de comercio libre con nuestro principal socio comercial.

autor: Por Marcos Soto, Gerente Senior de PwC Uruguay

Jueves 08 de diciembre del 2016

imagen descriptiva del contenido
El sinuoso camino hacia el TLC con China
Son varios los factores que hacen pensar como muy razonable el acercamiento de nuestro País hacia China, y en particular su formalización vía un tratado de libre comercio (TLC). 

En primer lugar, China es nuestro principal socio comercial. Es nuestro principal cliente para nuestra producción y también es nuestro principal proveedor de bienes. A la vez, su magnitud, desplazamiento demográfico y crecimiento, implican un potencial de dimensiones incalculables. 

En segundo lugar, competidores directos de nuestra oferta exportable aunque con programas de desgravación dispar, ya han firmado su acuerdo con China por tanto es de esperar que logren competir en mejor condiciones que nosotros, a riesgo de que nos desplacen. No solo desde el punto de vista económico via reducción o eliminación de aranceles sino también por el levantamiento de barreras para-arancelarias como lo son las autorizaciones fitosanitarias o los llamados obstáculos técnicos para el comercio. 

En tercer lugar, un tratado de esta naturaleza ubicaría a nuestro País en la ruta de las inversiones de origen Chino, tan relevante en la región y poco significativo hasta hoy en Uruguay. Y a la inversa, proyectos regionales con el objetivo de exportar a China encontraran en nuestra plaza un site más eficiente y competitivo. 

Hasta aquí sintéticamente los factores que entendemos más relevantes. Indudablemente la lista no se agota en los tres factores expuestos. 

El camino

El camino que deberá recorrer nuestra nación resulta exigente en tiempos y materialidad, y a la vez presenta desafíos en varios frentes. Los plazos pre acordados indican que debemos tener pronto un borrador del acuerdo para febrero del 2018 (dentro de 14 meses), y en la práctica este camino puede resultar más exigente aun ya que el Uruguay no cuenta con experiencia suficiente en la materia. 

Al analizar los desafíos que encontraremos, se distinguen claramente dos grandes frentes: el interno y el externo.

Los desafíos en el frente interno pasan fundamentalmente por estos tres aspectos:

a) Alcanzar consensos políticos y sociales que consoliden una política de Estado en la materia, bajo el entendido que mayor apertura, implicará mejores oportunidades.
b) Analizar detalladamente qué sectores pueden verse afectados por la desgravación gradual a efectos de diseñar un plan para su preparación o en caso extremo excluirlo del Tratado. 
c) Analizar qué sectores tienen potencial para ingresar al mercado Chino o incrementar su presencia. Uno de los mayores desafíos en la materia será como diversificamos los productos de exportación hoy concentrados en 80% – 85% en Soja, Celulosa y Carne y cómo conseguimos agregar valor nacional incorporando procesos productivos. 

Los desafíos en el frente externo pasan fundamentalmente por estos dos aspectos:

a) Como se procesa dentro del MERCOSUR (acuerdo de unión aduanera) que uno de sus socios firme un acuerdo bilateral de libre comercio no previsto en la génesis de este tipo de bloques. Es compartible que en la practica el MERCOSUR no ha conseguido funcionar como unión aduanera, y menos ha conseguido instrumentos para limar las asimetrías pre existentes entre los países. De cualquier modo no será tarea fácil lograr convencer a nuestros socios, en particular Brasil, que se perfore definitivamente el Arancel Externo Común. La resultante de estas gestiones serán vitales para no perder pie con nuestro segundo socio comercial.  

b) Cubrir las expectativas Chinas tanto en tiempos como en formas. Enlentecer las negociaciones o bajarnos, conlleva riesgos implícitos relevantes, por la importancia superlativa de nuestra contraparte. El factible naufragio del acuerdo del transpacífico (TPP), seguramente resulte en una China con mayor protagonismo en América Latina.

En suma, los próximos meses serán decisivos para saber a ciencia cierta cómo sorteamos los desafíos expuestos y por tanto si damos efectivamente pasos firmes hacia una inserción internacional de mayor alcance, que  permita colocar nuestra producción de forma eficiente, inteligente y diversificada, y que mejor nos prepare para las oportunidades que se abrirán en el futuro cercano. 
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Google Buzz Agregar a Linkedin Agregar a Delicious Agregar a Digg Agregar a Technorati Agregar a Reddit

Secciones relacionadas
En Espectador Negocios
publicidad

En Portada