espectador negocios

TLC con la UE debe contener preferencias para la Carne para lograr alto impacto

TLC con la UE debe contener preferencias para la Carne

En estos últimos días, y a iniciativa del Poder Ejecutivo, ha trascendido que nuestro País posiblemente se embarque en un camino de apertura comercial inédito, con el objetivo fundamental de facilitar el acceso a mercados internacionales para el trabajo nacional.

autor: Por Marcos Soto, Gerente Senior de PwC Uruguay

Jueves 22 de setiembre del 2016

imagen descriptiva del contenido
TLC con la UE debe contener preferencias para la Carne
Uno de los principales acuerdos en agenda (con negociaciones iniciadas en el año 1999) es el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el Mercosur y la Unión Europea (UE). 

Para nuestro país, alcanzar un acuerdo de esta naturaleza podría significar un doble efecto: de corto y largo plazo. En corto, podríamos acceder de forma más eficiente con nuestra canasta exportable actual y en el futuro podrían llegar a instalarse proyectos con el objetivo de aprovechar las preferencias obtenidas diversificando los rubros de exportación. 

En esta oportunidad, no analizaremos los posibles efectos sobre las importaciones u otros riesgos asociados a este tipo de acuerdo que como todo proceso de cambio conlleva implícitamente. 

La UE ha sido tradicionalmente protectora de la producción de su sector primario, el agrícola, y es posible que sea éste el principal obstáculo para la liberalización total del comercio en el marco de ésta negociación. Primero porque Países de ambos bloques producen fuerte en ese sector y en segundo lugar porque los países del Mercosur logran hacerlo de forma más competitiva y obteniendo mayor calidad. 

Si nos centramos en los efectos de corto plazo ya enunciados, observamos que el rubro de mayor sensibilidad para nuestros intereses por tener en la actualidad las mayores barreras de entrada sería el de la carne y en particular la bovina. 

La UE uno de los principales compradores de carne Uruguaya

A pesar de sus dimensiones Uruguay se ha consolidado en los últimos años como uno de los actores centrales en materia de producción cárnica. La incorporación de tecnología, la trazabilidad total y la producción natural, lo han llevado a ser el octavo exportador mundial de este producto, ubicándose en un lugar de privilegio en el nicho de alta calidad. 

Las exportaciones de carne bovina han mostrado un dinamismo satisfactorio, sobresaliendo sobre otros productos exportables con tendencia recesiva. En el año 2015 constituyó el principal producto de exportación del Uruguay totalizando USD 1.424 millones y 261.000 toneladas. Posición que se consolida en los primeros ocho meses de 2016. En el acumulado de este año se llevan colocados USD 910 millones, aproximadamente un 20% del total exportado. En el mes de agosto, el rubro mostró un crecimiento del 25% aproximadamente versus el mismo mes del 2015. 

La UE considerada como destino consolidado, es nuestro segundo comprador de carne. Lo fue en el 2015 y repite posición con aproximadamente un 25% del total de carne bovina exportado, en lo que va del 2016. 

Las claves de acceso

Las carnes uruguayas acceden al mercado de la UE vía tres canales:

- Cuota Hilton: Este permiso data del año 1979 de la Ronda Tokyo en el marco de la OMC, donde la UE abre el mercado de carne con altísimos estándares de calidad para varios países productores. En la actualidad Uruguay tiene asignado 6.300 toneladas por año, sobre las que tiene que pagar un arancel ad valorem de entrada de 20%. 

- Fuera de la cuota Hilton: con aplicación de cláusula de la nación más favorecida (NMF), el producto Uruguayo debe pagar un arancel del 12,8% ad valorem más un monto especifico por tonelada que puede ir desde los EUR 1.400 hasta los EUR 3.000.

- Cuota 481: Cupo  de 48.200 toneladas abierto por la UE a tasa de 0%  que tiene como origen un litigio entre la UE y EEUU. La carne para acceder vía esta cuota de cumplir estrictos requisitos de calidad y producción. El cupo total se divide para un grupo de países en aplicación de NMF. Uruguay ciertamente ha aprovechado esta opción que no deja de ser sumamente precaria en virtud de su origen. En caso de un acuerdo probable entre EEUU-UE el destino de la cuota 481 pasa a ser incierto.

El futuro

Con capacidad de producción limitada, con un rodeo en su máximo histórico que difícilmente consiga crecer mucho más allá de las 12 millones de cabezas actuales, tenemos una oferta entrando en meseta. En este escenario,  el desafío del sector está en el acceso a mercados exigentes, en sectores premium, en los cuales la clave no es el volumen sino la calidad, con precios que remuneran ese plus. 

Por la relevancia del mercado europeo para nuestra carne, y por cumplir con las características expuestas en el párrafo anterior, sería de importancia superlativa que el TLC entre el Mercosur y la UE contenga una liberalización definida para nuestras carnes, donde los cupos sean amplios y los aranceles nulos. Porque en definitiva de eso se trata el libre comercio, que sea efectivamente libre, de ida y vuelta, para comprar pero también para vender. 
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Google Buzz Agregar a Linkedin Agregar a Delicious Agregar a Digg Agregar a Technorati Agregar a Reddit

Secciones relacionadas
En Espectador Negocios
publicidad

En Portada