espectador negocios

Novedades tributarias introducidas en la Ley de Rendición de Cuentas

El pasado 14 de junio se presentó al Parlamento el Proyecto de Ley referente a la Rendición de Cuentas y Balance de Ejecución Presupuestal correspondiente al Ejercicio 2015. Al día de hoy, el Proyecto ya fue aprobado por la Cámara de Representantes, presentando algunos cambios respecto de la versión original remitida por el Poder Ejecutivo.

autor: PwC Uruguay - Nicolás Suárez y Eliana Sartori

Lunes 12 de setiembre del 2016

imagen descriptiva del contenido
Novedades tributarias introducidas en la Ley de Rendición de Cuentas
Para atacar el déficit fiscal más alto en más de una década, el Gobierno propuso modificaciones tributarias que significarían, según cálculos estimativos, un aumento en la recaudación de la Administración de aproximadamente US$ 500 millones, acompañado con un esquema de reducción en los gastos públicos.

Este Proyecto de Ley ha despertado polémica en la opinión pública, siendo el principal motivo el nuevo aumento en la imposición sobre las rentas de trabajo. Al igual que en 2012, cuando se introdujo la alícuota del 30% a las franjas del IRPF, las modificaciones que se plantean en esta ocasión, se traducen en un mayor impuesto para aquellos trabajadores que ganen más de $50.100 nominales mensuales.

Además, es intención del Gobierno aumentar también la carga del IASS para las pasividades que superen el mismo límite de ingresos. Sin embargo, tales medidas serían introducidas posteriormente en un Proyecto de Ley independiente a la actual Rendición de Cuentas.

El “ajuste” en el IRPF no se limita a las rentas de trabajo, sino que también se proponen aumentos en las tasas de IRPF e IRNR que gravan los rendimientos de capital mobiliario del 3% al 7% aplicables a: intereses de depósitos en moneda nacional, y en unidades indexadas (a más de un año), en Instituciones Financieras de plaza (IIF); a intereses de obligaciones y otros títulos de deuda emitidos por entidades residentes con plazo mayor a 3 años, mediante suscripción pública y cotización bursátil; y a rentas de certificados de participación de fideicomisos financieros con plazo mayor a 3 años, mediante suscripción pública y cotización bursátil. A su vez, la tasa aplicable a intereses de depósitos en IIF a un año o menos, en moneda nacional y en unidades indexadas, sin cláusula de ajuste, aumentaría del 5% al 7%.

Por otro lado, pasarán a gravarse por IRNR las rentas de fuente uruguaya obtenidas por entidades residentes, domiciliadas, constituidas o ubicadas en países de baja o nula tributación (o que se beneficien de un régimen especial de baja o nula tributación) a la tasa del 25% (actualmente se gravan al 12%), excepto las utilidades o dividendos recibidos de contribuyentes de IRAE.

En lo que hace a modificaciones en el ámbito de la tributación a las empresas, destacamos a continuación aquellos cambios que consideramos más significativos en lo que refiere al IRAE:

• Se limita la deducción de pérdidas fiscales de ejercicios anteriores. Actualmente, las mismas pueden deducirse en su totalidad del resultado fiscal positivo, considerando un período de prescripción de 5 ejercicios. Con la modificación propuesta, pasarían a computarse solamente por hasta un 50% del resultado neto fiscal.

• En línea con lo dispuesto por vía reglamentaria a fines del 2015, se dispone que el ajuste por inflación fiscal se realizará solamente cuando el Poder Ejecutivo determine la realización preceptiva del ajuste a ser incluido en los Estados Contables en economías hiperinflacionarias, es decir, cuando la variación del IPC en los últimos 36 meses supere el 100%.

• Los resultados gravados no distribuidos obtenidos por contribuyentes de IRAE, se considerarán distribuidos cuando presenten una antigüedad superior a tres ejercicios y siempre que no se hubieran reinvertido en participaciones de otras entidades residentes, activos fijos e intangibles. En general, la distribución ficta quedara gravada por IRPF/IRNR a la tasa del 7% (pudiendo en determinados casos ascender al 12%). El presente régimen regirá a partir del 1 de marzo de 2017.

• Se propone eliminar los beneficios fiscales vinculados a las donaciones especiales realizadas a las universidades privadas. La legislación actual permite imputar el 75% de lo donado como pago a cuenta del IRAE y el IP, mientras que el 25% restante puede ser considerado como un gasto deducible a efectos de la liquidación del IRAE. 

Sin embargo, no todas las disposiciones previstas en el referido documento significan aumentos en la carga tributaria. Se prevé la reducción de 2 puntos porcentuales de la tasa de IVA para las compras que realicen los consumidores finales, menores a UI 4.000 y pagadas con tarjetas de débito o instrumentos de dinero electrónico, sin límite temporario. Por lo tanto, si consideramos la rebaja de 2 puntos ya existente, la rebaja total del impuesto para el año 2017 ascendería a 4 puntos porcentuales. En esos casos, la tasa básica del impuesto (22%) se reduciría a 18%.

Finalmente, cabe destacar que las nuevas disposiciones contenidas en la Rendición de Cuentas entrarían en vigencia desde el 1 de enero de 2017. Al día de hoy, el referido Proyecto de Ley cuenta ya con media sanción (de la Cámara de Representantes). Para pasar a formar parte del ordenamiento tributario, resta su consideración en la Cámara de Senadores, la que se estima no se dilate más allá del mes de octubre. 
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Google Buzz Agregar a Linkedin Agregar a Delicious Agregar a Digg Agregar a Technorati Agregar a Reddit

Secciones relacionadas