espectador negocios

Innovación y exportaciones

Como es de público conocimiento, las exportaciones en el caso de Uruguay pasan por una etapa de enlentecimiento en su crecimiento para algunos sectores y de estancamiento o retroceso en otros. Eso sumado a la “primarización” en cuanto al tipo de producto que se exporta (commodities), y a la falta de competitividad planteada por los exportadores, pone de manifiesto un panorama complicado para el país y sus empresas exportadoras.

autor: Luis Silveira - Investigador del Instituto de Competitividad de la Universidad Católica del Uruguay

Jueves 17 de marzo del 2016

imagen descriptiva del contenido
Innovación y exportaciones
Frente a dicha situación surge la pregunta de si la incorporación de innovación a los productos que se exportan podría aportar, en parte, a la solución de dicha problemática.

Se ha argumentado, por muchos economistas e investigadores del desarrollo económico, que los bajos niveles de competitividad propios de los países en desarrollo, pueden ser superados y que la mejora tecnológica de las empresas pueden desempeñar un papel crucial en ese proceso.

En ese sentido, se ha demostrado que la innovación y las exportaciones están directamente relacionadas con la competitividad nacional tanto a nivel macro como a nivel microeconómico. Hay autores1 que sostienen que a nivel macro, la innovación es una medida importante para el crecimiento de la industria y que las exportaciones representan un indicador de la competitividad del país (macro). En cambio a nivel micro (de las empresas) la innovación es un indicador importante para medir la ventaja competitiva de las empresas y en última instancia es la que determina su potencial de crecimiento. Así, diversos estudios e investigaciones han reportado un impacto positivo y significativo de la innovación (medida por los gastos en I+D o el número de innovaciones realizadas), sobre los resultados de exportación. Por ejemplo, citando algunos estudios que se han realizado en otros países, al analizar la relación entre los gastos en I+D y el comportamiento de las exportaciones de las empresas israelíes, se ha encontrado que las empresas innovadoras tienen más posibilidades de exportar. También se ha encontrado que el gasto en I+D es un buen predictor para el comportamiento exportador de las empresas manufactureras en Dinamarca. 

Estudiando la relación entre la I+D y las exportaciones en el Reino Unido, se ha probado que la I+D juega un papel importante para ayudar a las empresas a superar las barreras para su internacionalización.

Por otra parte, también se ha encontrado que la asociación positiva entre productividad de las empresas y el desarrollo de sus exportaciones, refiere a las decisiones de innovación que llevan adelante las empresa. Utilizando un panel de empresas manufactureras españolas se ha encontrado una fuerte evidencia de que la innovación en productos, y no la innovación en procesos, afectan a la productividad e induce a las pequeñas empresas no exportadoras a entrar en el mercado de exportación.
En lo que refiere a los diferentes tipos de innovación que pueden realizar las empresas, existe evidencia empírica que sugiere que la innovación en productos es más importante que la innovación en procesos para el desempeño exportador de las empresas.
Resultados preliminares de un estudio en proceso en el Instituto de Competitividad utilizando los micro-datos de la Encuesta de Actividades de Innovación (EAI) realizadas a las firmas de la industria manufacturera en Uruguay para el período 2010-2012, confirmarían también la relación existente entre innovación a nivel empresarial y el desarrollo exportador.

De las 821 empresas que se tuvieron en cuenta para el estudio, 163 innovaron en producto, 226 innovaron en procesos, 97 innovaron en organización y 52 innovaron en comercialización. Como una misma empresa puede realizar más de un tipo de innovación, se puede afirmar que como mínimo innovaron 226 empresas de las 821 (el número mayor de innovaciones, que es justamente la innovación en proceso).

Por otra parte, de la información presentada se desprende que la innovación que más realizan las empresas que realmente exportan es la Innovación en Proceso (41,8%). Le siguen: la Innovación en Producto (31,2%), la Innovación en Organización (15,6%) y por último la Innovación en Comercialización (11%).

Estos resultados son un poco diferentes con los resultados de las investigaciones para el caso español. Esa investigación encontró evidencia empírica que respalda la idea de que de los cuatro tipos de innovación que se ha tomado en cuanta en esta investigación, la innovación en producto es la que importa para explicar el desempeño exportador de las empresas.

Esto puede explicarse porque las empresas que compiten en los mercados extranjeros deben optar por modificar las características físicas o atributos de un producto y/o su embalaje para adaptarse mejor a las necesidades y deseos de los consumidores en los diferentes países de destino de sus exportaciones y así ser más competitivos.

En el caso de Uruguay, se pudo constatar que las empresas exportadoras tienen como primera innovación (medidas en cantidad de empresas que innovan), las Innovaciones en Proceso, seguidas de cerca por las Innovaciones en Producto.

Esto es un poco diferente a lo que sucede con las empresas exportadoras de los países desarrollados, en donde priman las Innovaciones en Producto. Una posible explicación a esto es que la primarización de los bienes exportados por las empresas uruguayas, tenga como efecto que las firmas traten de innovar en los procesos de producción y no en el producto. Eso ha sucedido por ejemplo en el caso de la soja, con la siembre directa, la siembra de precisión, y otras innovaciones.

La situación de que en materia de exportaciones parecería importar más la innovación en proceso que otro tipo de innovación, tiene importantes implicaciones para la política de promoción de exportaciones basadas en la promoción de la innovación. Tal vez focalizar los recursos destinados a fomentar este tipo de innovación, en etapas tempranas de la internacionalización de las firmas, sea una buena alternativa para incentivarlas. En el caso de Uruguay, un camino posible para poder “desprimarizar” las exportaciones, podría pasar por incentivar la Innovación en Producto. Esto, sin dejar de reconocer que los cuatro tipos de innovación son importantes y seguramente aporten al desempeño exportador de las firmas.

Luis Silveira

Investigador del Instituto de Competitividad de la Universidad Católica del Uruguay
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Google Buzz Agregar a Linkedin Agregar a Delicious Agregar a Digg Agregar a Technorati Agregar a Reddit

Secciones relacionadas