espectador negocios

"Nos gustó estudiar todo lo que estudiamos, pero nunca nos convenció la aplicación de esos conocimientos. Nos propusimos hacer esta fábrica y aplicar los que aprendimos en un plano recreativo".

OBRAVIVA: ingeniería sobre ruedas

Nació como un juego y se volvió un negocio. En 2010, Ramiro Curbelo y Andrés Kramer, con la colaboración de un tercer integrante, crearon Obraviva, un proyecto para producir tablas de longboard, en su taller en Colonia.

autor: Virginia Méndez

imagen descriptiva del contenido
OBRAVIVA: ingeniería sobre ruedas
Cada vez es más común ver a los chicos por las calles o en pistas, andando en longboard, esta especie de skates largos y flexibles que permiten ir a mayor velocidad. Es una tendencia a la que Curbelo y Kramer se adelantaron con la creación de Obraviva, un proyecto de "ingeniería recreativa", como ellos mismos lo definen.

En entrevista con Espectador Negocios, Curbelo explicó los orígenes y secretos de la fabricación de longboards en Uruguay.

EN: ¿Qué es OBRAVIVA y cómo nace este proyecto?

RC: OBRAVIVA es una fábrica de longboards que nace a partir de nuestra historia de vida. Somos un grupo de amigos que desde siempre estuvimos fabricando cosas.

Un día, uno de nosotros se compró un longboard y nos enganchamos con la idea de empezar a fabricarlos. Empezamos laminando con un gato de auto, hasta que hicimos una prensa. Así, hicimos algunos que más o menos nos convencía.

La motivación nuestra comenzó desde el material más que desde el longboard en sí. Desde el desafío de lograr un material que resista y sea distinto. En eso nos embarcamos hace dos años y, a mediados del año pasado, comenzamos a desarrollar el material que tenemos hoy.

EN: ¿Cómo es el proceso de fabricación de una tabla de éstas?

RC: No todos los procesos son iguales. Nosotros pegamos láminas de madera entre láminas de roving. El roving es una fibra de vidrio tejida impregnada en recina. Luego, las prensamos a calor, con más o menos 40 ó 50 toneladas, y eso conforma un material compacto, que luego se recorta con el modelo que se vaya a hacer. En nuestro caso, el material que hacemos se diseña para cada modelo en particular. Tenemos el modelo humo, dos de gramma, la simétrica y la viento. Cinco tablas con un laminado diferente, de forma tal de que los puntos de máximo esfuerzo (que difieren para cada tipo de tabla) estén bien reforzados.

EN: ¿Cómo fueron sistematizando los procesos? ¿Contaron con algún tipo de apoyo para esto?

RC: Todo fue cien por ciento inversión nuestra. Pero tuvimos la ventaja de que, además de tener el gusto por fabricar longboards, también nos gusta fabricar las máquinas que nos permiten hacer lo primero. De esa forma ahorramos muchísimo.

Las primeras inversiones salieron de nuestros bolsillos, pero en la medida en que se fueron vendiendo las tables, esos ingresos nos permitieron ir perfeccionando las máquinas y crear nuevas. Algo importante es que muchas de éstas son diseños cien por ciento nuestros a partir de necesidades que fueron surgiendo en la fabricación de las tablas.

EN: Este proyecto parecería que responde a una tendencia que hoy existe en nuestro país, al menos de forma aparente, con relación al uso de longboards, sobre todo entre un público más joven. ¿Cómo influye esto en su proyecto?

RC: Cuando arrancamos, como te contaba al principio, nos motivamos por ese longboard que compró Andrés, nuestro amigo. Primero, nos gustó la idea y recién ahí vimos que la gente empezaba a andar cada vez más. Entonces, empezamos a conectarnos y ver que era un mercado que crecía. Es decir, en un principio hubiese sido imposible montar una fábrica para el mercado que existía. Hoy por hoy, la cosa es diferente: el mercado y las ventas compensan el trabajo que se hizo para montar la fábrica.

EN: En una nota que les hacían en El Observador, se referían al concepto de “Ingeniería recreativa”. ¿Qué significa esto?

RC: Fue una especie de reflexión que uno hace una vez que sale de la facultad y ve que todos los conocimientos en ingeniería son para aplicarlos en un área bastante aburrida. Nos gustó estudiar todo lo que estudiamos, pero no nos convence del todo la aplicación de esos conocimientos. Entonces, nos propusimos hacer esta fábrica y aplicar nuestros conocimientos en un plano recreativo. Es el espíritu de nuestro emprendimiento: la investigación de los materiales al servicio de algo que le dé disfrute a alguien.

EN: ¿Cómo comercializan las tablas?

RC: Nosotros nos dedicamos sólo la fabricación del deck (la tabla). Hay vendedores, en varios puntos del país, que tienen la importación de los trucks, las ruedas y los rulemanes –los accesorios para que el longboard quede completo. Entonces, les vendemos las tablas, ellos los arman y los comercializan.

EN: ¿Tienen algún otro proyecto en mente?

RC: La idea en la que estamos trabajando hoy es desarrollar un material cien por ciento sintético -independizarnos de la madera- para la aplicación en longboards y también en el agua. Es decir, nos gustaría comerzar a desarrollar materiales para tablas de kite surf y demás.

Además, estamos buscando desarrollar mejor tecnología para que el proceso de fabricación sea más ágil. En este sentido, ya tenemos algunas máquinas pensadas para poder encarar demandas de mayor volumen.
Imágenes
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Google Buzz Agregar a Linkedin Agregar a Delicious Agregar a Digg Agregar a Technorati Agregar a Reddit

Secciones relacionadas