espectador negocios

La economía colaborativa

autor: Verónica Massonnier

imagen descriptiva del contenido
La economía colaborativa
Hoy vamos a analizar una tendencia que tiene mucho para crecer todavía. Los modelos de economía colaborativa son incipientes, pero en el mundo están ganando terreno y por ello es necesario estudiarlos. Para algunas empresas será un impulso para revisar estrategias, al mismo tiempo que va a generar muchas oportunidades y espacio para emprendimientos. El nombre "sharing economy" me parece más completo, pero no he encontrado una traducción mejor que economía colaborativa.

Qué es the sharing economy? La cadena de padres para llevar a los niños a la escuela es un ejemplo sencillo. ¿Para qué vamos a hacer todos el mismo trayecto todos los días si podemos economizar esfuerzo, tiempo y recursos energéticos? Nos organizamos grupalmente, de manera independiente, y se produce una colaboración entre pares. Esa es una de las expresiones primarias, la colaboración entre pares sin intervención (en principio)de una organización externa.

Sin embargo, en otros ejemplos aparece una institución que organiza el servicio. Es el modelo de bicicletas para uso público, que ya aparece en muchas ciudades del mundo y pronto estaría entre nosotros. Aquí hay un agente externo a los usuarios, en este caso el gobierno municipal, que suministra las bicicletas y organiza el servicio. ¿Dónde está el concepto de sharing? En el hecho de que usamos la bicicleta el tiempo que la necesitamos y después pasa a ser usada por otro. Si este sistema funcionara perfectamente, muchas personas no tendrían que invertir en una bicicleta: se optimiza el aprovechamiento del recurso a través de un uso en red. Esto se está dando también en el uso de máquinas herramientas, e incluso crece la idea de usar automóviles con el mismo sistema: se alquila por unas horas y luego se deja en el nodo o punto más cercano. Esto muestra que no siempre son intercambios sin costo, sino que puede haber un recurso compartido a través de un pago.

Un ejemplo más avanzado, que comienza a verse en algunas ciudades, es el sistema de la cadena de automovilistas desconocidos. Aquí es fundamental la comunicación a través de una red, porque si una persona sale y está dispuesta a recoger pasajeros en su trayecto, tiene que saber quién va a estar y en qué paradas. En ciudades grandes o con mucho tránsito, esto puede significar menos cantidad de autos estén circulando, con menos congestión y menos consumo de energía. Pensemos en Santiago, por ejemplo, donde hay días que ciertos autos no pueden salir como forma de controlar las emisiones y el smog.

Otro ejemplo interesante que ya tiene varios años es el de intercambiar casa para vacaciones. Al inicio se produjo como un acuerdo entre dos particulares que efectuaban un intercambio entre sí, pero ese fue solamente el comienzo y hoy es posible inscribirse y formar parte de una red integrada por personas de distintos países que están dispuestas a alojar a otros o a disponer de sus casas en esta modalidad.

Los estudios internacionales señalan que en la base del modelo aparecen algunas preguntas clave:

¿Por qué comprar algo que voy a usar poco si se lo puedo pedir a alguien? ¿Podemos mantener este modelo de consumo que presupone un mundo de recursos infinitos? ¿Tiene sentido y es posible que todos tengamos de todo?: "Own less, use more".

Aunque podemos pensar que algunas personas, minorías en general, sienten simpatía por un modelo alternativo de vida, muchos lo hacen por ahorrar y aquí es donde comienza a convertirse en algo masivo. Cuando se produce un ahorro individual aparece la oportunidad de crecimiento. Es posible que en ciclos de consumo expansivo no se perciba tanto, pero este tipo de modelos se potencia en ciclos de retracción.

A su vez, en los próximos años esto puede crecer en sintonía con el discurso acerca de los recursos, su aprovechamiento, las energías y la importancia de cuidarlas.

El punto clave es la confianza. Los adeptos al sistema ya se dieron cuenta de que allí está una potencial dificultad, y se van ideando soluciones a medida que el sistema avanza. Por ejemplo, aparece Cloud Trust, una especie de clearing de informes en el que figurarían los usuarios que no han cumplido. En esto también las redes sociales e internet son herramientas fundamentales para el funcionamiento, y la "reputación" de un usuario puede ser su tarjeta de presentación.

¿Se convertirá en un modelo masivo? No es esperable por el momento. Comienza por los adoptadores tempranos. Comienza del mismo modo que la compra en internet, de manera lenta y con cierta desconfianza. Comienza por los jóvenes. Comienza por los bienes culturales, libros, películas, información, conocimiento. Da sus primeros pasos en intangibles y servicios: recién en una fase de mayor involucramiento es posible poner algo que se siente como propiedad privada al servicio de cierto intercambio.

Para las empresas esto presenta desafíos y oportunidades. El primer desafío es no ignorar el crecimiento de estos modelos, porque puede ser que estemos frente a otro Amazon: hoy es uno de los retailers más importantes del mundo, y al principio era solamente un vendedor de libros que ideó un nuevo modelo.
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Google Buzz Agregar a Linkedin Agregar a Delicious Agregar a Digg Agregar a Technorati Agregar a Reddit

Secciones relacionadas