espectador negocios

¿Qué motiva al trabajador de hoy?

autor: Verónica Massonnier

imagen descriptiva del contenido
¿Qué motiva al trabajador de hoy?
Las motivaciones, como siempre, son múltiples: cada perfil de personalidad es más sensible a unos u otros objetivos motivacionales. Naturalmente, siguen vigentes las grandes inquietudes humanas por la seguridad futura, por el reconocimiento, por la realización personal, por el poder; sin embargo, hay algunas áreas que han demostrado ser más valoradas hoy que nunca.

En primer lugar, se valora el  trabajo que permita una dosis de creatividad. Hoy deseamos un trabajo que tenga algo de desafío, que permita aplicar nuestras ideas, que ofrezca un espacio para "pensar" y marcar la impronta de cada uno. Muchos señalan la posibilidad de un trabajo que permita salir de la rutina, un lugar donde "no aburrirse". Cada vez más se pretende que haya tareas cambiantes, y que la persona pueda mantener el interés. Esto incluye el contenido de las tareas, y también la forma en la que se realizan.
Cada vez más, se aspira a tener flexibilidad de horarios para poder mantener una vida personal gratificante. Se marca la valoración del tiempo libre, y cada vez hay menos disposición para renunciar a ese tiempo libre, trabajar en feriados o cubrir tiempos que se chocan con la "vida personal". En las empresas se señala la frase "yo tengo una vida", que significa "no estoy dispuesto a renunciar a las realizaciones extralaborales, a perder el cumpleaños de un ser querido, a dejar de compartir con la familia, a dejar de salir con los amigos", etc. El trabajo es una de las áreas de realización pero no la única, y por eso lo motivante es una actividad que permita mantener el deseado equilibrio.

¿Qué lugar ocupa el dinero en ese escenario? Se aspira a ganar bien y poder acceder a los bienes de consumo. Sabemos que el consumo es una expectativa fuerte, y que las nuevas generaciones tienen "necesidades" intensas en renovación, tecnología, moda, etc. A veces, la posibilidad de ganar más se pone en la balanza frente a los otros factores y la persona acepta, momentánea y conscientemente, renunciar a alguno de los anteriores para ganar más dinero. Se dice "está bien, acepto un trabajo que me aburre para poder ahorrar para un viaje, o para un auto, o para mudarme solo, etc.". Pero esta decisión se toma de manera consciente, pagando el precio de la postergación, tal vez con una perspectiva del cambio ya definida en uno o dos años. En otros casos, las personas rechazan puestos con más dinero si sienten que les impiden el estilo de vida que valoran.
¿Podemos decir que estas reglas son válidas para todos? Queda claro que no. Son simplemente vectores que muestran crecimiento, y se expresan sobre todo en las nuevas generaciones en el momento de volcarse al mundo del trabajo.
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Google Buzz Agregar a Linkedin Agregar a Delicious Agregar a Digg Agregar a Technorati Agregar a Reddit

Secciones relacionadas