espectador negocios

España: Crisis que paga la ciudadanía

La gestión sin éxito tanto del gobierno central como de las autonomías, en medio de la crisis europea, ha llevado a un país próspero a la bancarrota y a un déficit económico que será muy difícil superar en los próximos años, en caso de que se logre.

autor: Ing. Andrès Senlle en colaboración con Lic. Mariana Abreu

Huelga General del 29 de marzo
Huelga General del 29 de marzo
El  presidente español, Mariano Rajoy, anunció una semana antes de las elecciones las medidas económicas triunfales que tomaría de inmediato para salir de la crisis creada por el socialismo.

Un paquete de medidas de presión que cada viernes ha ido apretando el cinturón y los gritos de los que indignados esperaban volver a los tiempos de gloria, es el hacer presidencial que ha limitado los Derechos Humanos , los de la mujer, los de los niños, los de los trabajadores.

El pueblo debe hacerse cargo del déficit, con una ley que facilita el despido, con recortes en salud, educación, beneficios sociales de todo tipo, rebaja de sueldos y eliminación de aspiraciones a recobrar los derechos adquiridos que han sido eliminados.

El paro que hoy está en el 22,5%, se espera que llegue al 25% en 2013. Los jóvenes son los más afectados ya que el 50% de las personas de 20 a 34 están parados. Las tasas por matrícula universitaria han aumentado hasta el 100%. Como los jóvenes no encuentran trabajo y muchos de los padres están en paro, no pueden seguir sus estudios; y las referencias a ellos es “la generación perdida”, cuando hoy y en el futuro se necesitarán técnicos y especialistas competentes para poner “el ferrocarril  en la vía”.

Esta es la situación, pero, ¿qué pasa con los que trabajan?

Los sueldos van a la baja, se buscan personas que estén dispuestas a largos horarios sobre las cuales se reclamarán esfuerzos extra para cubrir los puestos de los despedidos.

Los trabajadores se vuelven más vulnerables y desprotegidos. Lo lamentable es que las personas admiten los abusos amparados por la ley, con tal de mantener el empleo.

Más del 70% de los que trabajan temen perder el empleo y los casos de estrés, crisis de pánico y somatizaciones que abarcan las más de cien enfermedades profesionales, aumentan , aunque el absentismo, faltas por enfermedad, o pedidos de días libres baja considerablemente por el temor al despido.

Cada día nuevas empresas anuncian nuevos despidos, para cubrirse del menor consumo y baja de ingresos o para tener mejores beneficios.

Mientras el gobierno recorta, se plantea inyectar sumas astronómicas en algunos grupos bancarios como BANKIA, cuya nacionalización requiere un rescate de 23.000 millones de euros.

¿Y el futuro?  


Fuentes: El Economista, Ecobolsa, La Vanguardia y El Periódico
Foto: Mariana Abreu
Compartir

Compartir: Agregar a Facebook Agregar a Twitter Agregar a Google Buzz Agregar a Linkedin Agregar a Delicious Agregar a Digg Agregar a Technorati Agregar a Reddit

Secciones relacionadas